Nosotros

La Cascade abrió sus puertas por primera vez en Santiago en el año 1962, en el mítico local de la Plaza Pedro de Valdivia, a un costado del Cine del mismo nombre. Su fundadora fue Madame Yvette Raillard junto a su marido Tibor Weisz y su hijo Jacques, quienes tuvieron un éxito de inmediato. Era un bistró típico francés, íntimo, familiar y de una cocina que en ese entonces, solo se podía comer ahí. El restaurant se fue superando a sí mismo y se fue transformando en un recinto definitivamente bien montado y diseñado.

“Queremos que nuestro público perciba nuestro restaurant como un lugar único donde hay un equipo humano que está feliz, realizado y comprometido con la gastronomía francesa, en una propuesta ágil, relajada y sobre todo con un resultado espectacular… Sólo queremos lograr una calidad insuperable a un precio simplemente irresistible”